Featured Video Play Icon

Beneficios de aplicar las comunidades de práctica en la Administración Pública

Ya vimos lo que era una comunidad de práctica (¿Qué son las comunidades de práctica?) y en este post nos centraremos en desgranar los beneficios que observamos al aplicar las comunidades de práctica en la formación de empleados públicos:

  • MENOR INVERSIÓN: Las comunidades de práctica permiten un aprovechamiento más eficiente de los recursos, ya que se nutren del conocimiento de los miembros de la propia administración. Además, nos permiten llegar a más personas a la vez con una menor inversión en comparación con la formación “tradicional”.
  • PROGRAMACIÓN EFICAZ: Los propios participantes de la comunidad de práctica son quienes detectan las necesidades y negocian directamente el problema a resolver en sus puestos de trabajo. El objetivo de aprendizaje de las Comunidades de práctica es la adquisición de competencias profesionales, por lo que se trata de formación conectada directamente con los requerimientos del puesto de trabajo.
  • METODOLOGÍA INNOVADORA: Las comunidades de práctica se basan en la colaboración, la participación y el aprendizaje social. Los participantes aprenden en un entorno más informal y ligado a su puesto de trabajo, lo que fomenta el aprendizaje significativo y permanente durante toda la carrera profesional.
  • INTELIGENCIA COLECTIVA: El modelo de las comunidades de práctica supera el enfoque individualista de la formación tradicional y crea redes de conocimiento dentro de la Administración, lo que genera una inteligencia colectiva que permite crear, compartir y ampliar el conocimiento.
  • GESTIÓN DEL CAMBIO: La formación es un elemento clave para gestionar eficientemente los cambios que van a impactar en una organización, pero a menudo se olvida este aspecto en la gestión del cambio. Las comunidades de práctica son un modelo fantástico para aprovechar los cambios y tomarlos como una posibilidad de innovar y mejorar la Administración Pública.
  • PRODUCTOS FINALES: Las comunidades culminan su actividad con la elaboración de un producto final (un manual, un formulario, un informe…). Este producto final aporta valor a la Administración y nos permite evaluar el aprovechamiento de la actividad realizada por los participantes midiendo la calidad/cantidad de sus aportaciones.
  • TRANSFERENCIA REAL AL PUESTO DE TRABAJO: La formación a través de Comunidades de práctica se desarrolla en un entorno informal y ligado al puesto de trabajo de los participantes, lo que genera un aprendizaje significativo que facilita la transferencia del conocimiento al desempeño del puesto de trabajo.

Por todo ello, considero que el uso de las Comunidades de práctica nos permite alcanzar lo que debe ser el objetivo de la formación de los empleados públicos: mejorar el servicio público que ofrecemos a los ciudadanos. Así como también, nos facilita poder tener indicadores concretos para medir el impacto de la formación en el servicio ofrecido a los ciudadanos.


Deja un comentario